domingo, 25 de noviembre de 2007

Gilda, de cantante a santa

Es uno de los primeros temas que quise aboradar en el libro, ya que me sorprendió la gestación de una devoción popular desde la figura de una cantante. Y es que la admiración que sienten los fans por un músico, a veces se transforma en devoción religiosa.



Es el caso de Gilda, una cantante argentina de cumbias que tuvo la fatalidad de morir en un accidente de tráfico. Perdió la vida en la provincia argentina de Entre Ríos, concretamente en la localidad de Paranacito, cuando el autobús en el que viajaba se salió de la carretera y se incendió. No pasó mucho tiempo antes de que el lugar donde perdió la vida en septiembre de 1996 se convirtiese en un santuario de devoción para sus fans, y el autobús calcinado se transformara en un depósito de todo tipo de ofrendas.

Según pude comprobar cuando visité este "santuario" popular dedicado a la cantante en la provincia de Entre Ríos, al norte de Buenos Aires, son muchas las personas que desde todo el país, e incluso Uruguay, Paraguay y Brasil, se acercan a rezar, agradecer favores concedidos o a pedir otros nuevos.


Dentro del recinto se ven matrículas de coches de quienes se salvaron de un accidente de tráfico, vestido de novias de quienes le pidieron favores, y todo tipo de ofrendas más tradicionales, desde piernas ortopédicas de bebés que se curaron de su dolencia despés de que sus padres le rezaran a Gilda; hasta flores y grandes pancartas de agradecimiento por los "milagros" aparentemente concedidos.

Las fotos y el vídeo que acompañan este resumido artículo hablan por sí solas.


¿Serán los ídolos de la canción los santos de mañana?
En todo caso, el santuario de Gilda no es el único. Al cantante argentino Rodrigo le hicieron un santuario en el lugar donde murió, en el que sus devotos le ofrecen cigarrillos encendidos y cerveza.

Y en España, hay quien pide la beatificación de Rocío Jurado.

La devoción casi religiosa puede verse además en las tumbas del cantante de tango Carlos Gardel o del rockero Jim Morrison.

Quizá nunca suban a los altares oficiales, pero por el momento ya hay quien les reza pidiéndoles milagros. Ya juzgar por las muestras de agradecimiento, aparentemente los conceden.

2 comentarios:

liszfree dijo...

Los santos de hoy eran dioses paganos, salvo los "santos" mas modernos, en cuanto a que ahora los cantantes sean santos de devocion solo les falta el visto bueno de la iglesia, hoy en dia hacen santo a cualquiera, lo que hay que ver...

Carlos Lucero dijo...

Gilda no murió porque su vehiculos se salió del camlino. Ella viajaba con su hija, con su madre y sus musicos en su bus acondicionado para giras. Cuando recorria esa localidad de Entre Rios , un camión muy grande,conducido por un hombre brasilero en estado alcohólico, atropelló al vehiculo donde viajaba Gilda con los resultados que se conocen.